Anthony Davis, la consagración de una estrella.

Anthony Davis llegó a la liga en el draft de la NBA de 2012, tras pasar un año por la Universidad de Kentucky, fábrica de grandes jugadores. El joven jugador llegaba a la liga como una de las grandes esperanzas en cuanto a jugadores interiores se refiere, en un draft repleto de calidad de posiciones exteriores como Damian Lillard o Bradley Beal por citar algunos.

Pero es verdad que tras hacer una temporada bastante buena en Kentucky, donde promedió un doble-doble por partido, su adaptación a la liga fue más complicada de lo que uno podía esperar. Y encima recaló en un equipo que ni siquiera tenía clara su propia identidad. De esta forma, y de manera unánime, el base de Portland Damian Lillard se llevó el rookie of the year.

davisdavis-kentucky

Pero entonces algo cambió para Davis. Muchos dicen que trabajó muy duro durante la post-temporada, otros dicen que fue simplemente una cuestión de confianza y de ir acomodándose en el equipo, la ciudad, sus compañeros y su propio juego. Y es que este año, el ala-pivot de los Pelicans ha rendido a un nivel incluso más allá de lo esperado, con unos promedios de doble-doble por partido, superando incluso el 20-10, además de aportar una gran dosis de defensa al equipo, siendo el mejor taponador de la NBA esta última temporada. Podía estar presente en los dos lados de la pista, y tener una gran influencia en el equipo ofensivamente y defensivamente. Y es que Davis ha desarrollado unos buenos fundamentos de movimientos en el poste, como un buen tiro de media distancia que podríamos considerar como fiable. A eso se le suma que tiene un gran físico que le permite con sus 2.08, promediar más de 10 rebotes por partido, incluyendo rebote ofensivo. Y eso sumado a una gran fiabilidad desde el tiro libre, lo convierte en un jugador completo con todas las letras. Como se dice en mi pueblo, una auténtica bestia.

davis-holiday

Y es que el jugador nacido en Chicago, ha completado una gran temporada, aunque no han acompañado los resultados, pero seguro que le ayuda al joven jugador a ganar mucha confianza para seguir con el proyecto que los Pelicans tienen montado. Porque los Pelicans es un equipo en reconstrucción, donde Anthony Davis y el jovencísimo base Jrue Holiday deben liderar el proyecto con ganas y esfuerzo, y calidad para ello les sobra.

davisAnthony Davis

Habrá que ver como se adaptan de nuevo Holiday y Davis a jugar juntos, ya que la lesión del joven base All-Star le ha impedido disputar muchos partidos junto a su compañero, pero estoy casi seguro de que se van a compenetrar muy bien y que podremos ver uno de los mejores pick&roll de toda la liga con el tiempo. Y ya puestos a decir, creo que con Davis, estamos ante el mejor ala-pivot de la NBA de aquí a 3 años. 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies