Kobe_bryant

El último viaje de ‘La Mamba’. Querido Kobe Bryant, gracias por todo

‘Dear basketball’, nos ha dejado una de las personas más importantes en el mundo del balón naranja. Lo primero que piensas cuando ves por Twitter esta noticia es que es una broma de muy mal gusto. Lo segundo que haces es, con el corazón en un puño, investigar si es cierto o no lo es. Kobe… ¡Kobe! No puede ser, debe ser fake… pero no lo es, es una realidad. Te quedas varios minutos en shock, sin saber que pensar, con un nudo en el estómago y con ganas de que, por favor, todo sea una pesadilla. Maldita niebla, maldito helicóptero… intentas buscar explicaciones de lo que ha pasado, pero al final da igual, ya no se puede hacer nada; Kobe Bryant ha muerto en un accidente junto a su hija Gianna y otras 7 personas, esa es la realidad.

El baloncesto para mi siempre ha sido mucho más que un deporte. Siempre he visto en él la salida, la huida o la medicina que me aliviaba y me hacía olvidar los problemas o la realidad. Podía tener el peor día del mundo, pero irme con mi equipo a entrenar o bajar al parque a echar unos tiros me evadía de todo.

Hoy me siento vacío, como si un trozo de mi se hubiese ido contigo, Kobe. He crecido viéndote ganar, perder, anotar canastas ganadoras… pero lo que más me gustaba de ti es que siempre dabas la cara, sin importar el momento o rival que tuvieses enfrente. La gente podía odiarte o amarte, pero daba igual, siempre estabas ahí luchando. Ese espíritu competitivo y ese nivel de confianza en ti mismo es algo que no he visto nunca en ningún deportista. Decías que te gustaría ser recordado como alguien que lo daba todo en la pista y que inspirara a los jóvenes. Te puedo decir, Kobe, que el mundo te recordará así, como mínimo. Esa ‘Mamba Mentality’ es la que necesitamos todos ahora mismo para superar esto, como dijo Doc Rivers.

Esa mentalidad ganadora no solo se puede aplicar en el baloncesto, es una filosofía de vida. Si tienes problemas, de nada te sirve evadirlos, tienes que afrontarlos porque seguro que todo tiene solución, aunque a veces sea difícil. No queda otra, cabeza arriba y a por ello, de frente.

 

El baloncesto es Kobe Bryant

Desde que empecé a jugar a baloncesto y a seguirlo en general, Kobe ha estado ahí. No tengo una manera de ver el baloncesto sin Kobe Bryant, incluso después de la retirada él estaba ahí, acudiendo de vez en cuando al Staples, hablando de baloncesto en redes sociales o programas de televisión. Ha pasado ya un día y he visto posts, stories de gente… pero no lo asimilo, todavía no puedo creer que esto sea real.

Tengo tantos recuerdos de Kobe… Me quedaba despierto por las noches para verle jugar en Sportmania. También me encantaba ver los partidos de navidad contra LeBron James. No exagero si os digo que me he visto más de 3 veces cada partido de los que jugaron entre ellos los días de navidad. Es imposible olvidar la final de los JJOO contra España, anotando el 3+1 final que sentenció el partido, o las finales contra los Celtics en 2010 a 7 partidos, entre otras muchas cosas.

Kobe_and_gigi

Incluso después de haberse retirado, Kobe tenía grandes planes para el futuro. Una de las cosas más tristes de este accidente es también la muerte de su hija Gigi, junto a sus otras compañeras de equipo y padres. Gianna tenía un gran futuro en el baloncesto femenino y estaba llamada a ser una de las futuras estrellas de la WNBA. Es más, a Kobe muchos periodistas le decían que debía tener un hijo con Vanessa, a lo que él respondía que no se preocupasen, que estaba Gigi que iba a continuar con su legado. Es una auténtica desgracia.

Mucha gente dice que Kobe Bryant es el Jordan de nuestra generación. Y eso no es verdad, estoy en completo desacuerdo. Kobe es el Kobe de nuestra generación, alguien totalmente diferente y alguien que, además de marcar una época, ha marcado a muchas personas.

Me despido con una frase que él mismo decía y aplicaba en su día a día: “Pásalo bien. Disfruta de la vida. La vida es demasiado corta para anclarte y desanimarte. Tienes que seguir moviéndote. Tienes que seguir adelante. Poner un pie en frente del otro, sonreír y seguir avanzando”. 

Kobe afrontaba la vida como lo hacía con el baloncesto; es decir, dándolo todo y sin importar lo que tuviese enfrente. Gracias por todo Kobe, gracias por haberme hecho disfrutar tanto durante esas 20 temporadas. No tengo palabras.

La Mamba nunca morirá porque siempre estará con nosotros en el recuerdo. Por ti, Kobe, por tu hija Gianna y por tu familia, hasta siempre. Mamba out.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies